Qué es exactamente una torre eléctrica

Las torres eléctricas de alta tensión son estructuras metálicas de gran altura, fabricadas en celosía de acero galvanizado y conocidas como torres auto soportadas tubulares o apoyos normalizados de celosía de acero galvanizado.

torreta de alta tensión

Los materiales constituyentes son piezas férreas, protegidas mediante galvanización en caliente. Este tratamiento cumplirá lo establecido en la norma UNE-EN-ISO 1461:1999.

Los montantes y diagonales serán de acero de calidad A42b y A52c.

Se montan por tramos hasta finalmente encajar el cabezal o cabeza de la torre.

Los tramos anteriores son conocidos como diagonales o barras y obviamente, se utilizan grúas para levantar las partes y operarios especialistas en trabajos en altura para el montaje desde la misma estructura.

Hoy en día la normativa sobre líneas eléctricas obliga desde hace poco a que estas torres de gran envergadura estén soterradas, por lo que se están sustituyendo muchos apoyos eléctricos gracias a la utilización de gruistas que tienen camiones con pluma.

Estas torres pueden llegar a los 100 metros de altura

Subir a una torreta eléctrica

En España conocemos grandes empresas que son las encargadas de construir y reparar estas gigantescas torres como REE, ENDESA, IBERDROLA, UNIÓN FENOSA, EON, VIESGO y HC, etc.

A su vez, éstas subcontratan a otras empresas que realizan los montajes y el trabajo de campo y son las que se responsabilizan en última instancia por sus trabajadores.

Principalmente las labores de ingeniería, control y dirección de ejecución de la obra son contratadas por las empresas españolas mencionadas, pero la construcción y reparación o mantenimiento las realizan empresas especializadas en trabajos específicos como:

  • Reparación de líneas aéreas
  • Limpieza de redes de alta tensión con helicópteros
  • Montaje de líneas subterráneas
  • Tendido, empalme y puesta en servicio.
  • Instalación de herrajes
  • Montaje de líneas de transmisión

Proceso de montaje de una torre eléctrica

Para el proceso de montaje de una torre eléctrica es necesaria casi una semana de trabajo.

Sin embargo, la inversión de tiempo en la creación de estas construcciones de redes de transmisión eléctrica está más que justificada tratándose de estructuras permanentes y casi monumentales.

Gracias a la instalación de estas torretas se pueden crear macro tendidos eléctricos para dar solución al suministro de electricidad a largas distancias en grandes áreas.

PARTES DE UNA TORRE a las que te puedes subir

En general las torres se componen de distintas partes:

  • Hilo de guarda
  •  Aisladores, herrajes y conductores
  • Crucetas
  • Cabeza
  • Cuerpo Piramidal
  • Patas
  • Extensiones
  • Stubs

Como llegar a los apoyos

Para subir al primer apoyo y acceder poco a poco al final de cada tramo para encajar las diagonales será necesaria la utilización de líneas de vida.

Sin embargo, en vez de puntos fijos se utilizarán los propios nudos de la estructura para ir anclando los EPIS que nos ayudarán a trepar por los nudos de sus diagonales.

Aun así, en el momento que durante las maniobras de trepa se empiezan a encontrar dificultades para engancharse a los nudos, las diagonales deberán llevar (a partir de 2 m de la superficie de la peana del apoyo) un herraje tipo peldaño a instalar en toda la longitud del fuste para que el operario pueda acceder con seguridad.

Para conocer más sobre tipos, diseño y aspectos técnicos de estas torres eléctricas de alta tensión puedes consultar este enlace de Wikipedia.

Tipos de torre alta tensión

Riesgo extremo vs. seguridad en altura

La realización de trabajos en torres de alta tensión supone exponerse a uno de los riesgos de caída más evidentes.

Son muchos los operarios e ingenieros eléctricos en España que deben subir para la realización de trabajos en mantenimiento y reparación de este tipo de estructuras metálicas de gran envergadura.

Estamos hablando de las torres de “ultra-alta tensión”, torres de media tensión y otras estructuras que soportan el tendido eléctrico que suministra de electricidad a todo el país.

Hace años este tipo de torres llegaban hasta los 70 metros de altura, sin embargo, la industria eléctrica ha evolucionado de tal manera hasta llegar a implantar torres de 138 metros con una tensión de 1.000 Kv.

Sin embargo los operarios toman precauciones para no entrar en contacto con el cableado de forma que ellos mismos se conviertan en el circuito eléctrico con fatales consecuencias.

Tanto el peligro de electrocutarse como por caída en altura son muy tenidos en cuenta en este tipo de trabajos de mantenimiento. Los operarios siempre deben estar anclados a la estructura como se puede ver en las imágenes más abajo.

Como es obvio, a la hora de realizarse trabajos sobre este tipo de torres, no se puede cortar el suministro porque provocaría molestias y daños a miles de personas.