Anteriormente ya hablamos acerca del Artículo 13 del RD 1627/1997 por el cual se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, pero hoy nos gustaría explicar por qué es obligatorio en ciertos casos, la redacción y el seguimiento del libro de incidencias.

Consulta con nuestros técnicos especializados si tienes dudas sobre la coordinación de seguridad con evaluación de riesgos.

La Guía Técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a las obras de construcción distingue entre dos tipos de obras de construcción, en función de la existencia (o no) de proyecto:

Tipos de obra para saber si tienes que tener un libro de incidencias, o no.

Por un lado podemos ver obras de construcción con proyecto, que son aquellas donde es legalmente exigible un proyecto. Por otro lado, tenemos obras de construcción sin proyecto, las cuales serán las que se ejecutan sin contar con un proyecto previo. 

La Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo aprobó a finales de 2013 un un estudio sobre la aplicación del Real Decreto 1627/1997 en obras que presentan ciertas singularidades, como son:

  • Obras que carecen de proyecto,
  • Obras de emergencia y 
  • Obras de explotación de infraestructuras.

En general, y sin entrar en particularidades, se trata de obras en las que los procedimientos no están claros y están sujetos a la improvisación, o en el caso de emergencias, es imposible saber exactamente qué trabajos se van a realizar para combatir la urgencia y por tanto, no se puede perder tiempo en la realización de un plan de medidas de prevención y un registro de incidencias.

Sin embargo, éstas son las únicas excepciones, y el resto de obras de construcción deben tener un promotor que delegue la redacción a un servicio de prevención ajeno o un responsable propio de un plan de prevención y el seguimiento del mismo a través del recurso preventivo, jefe de obra al cargo de la responsabilidad, etc.

¿Quién aprueba el plan de seguridad y salud en el trabajo?

“La obligación de elaborar el plan de seguridad y salud en el trabajo le corresponde a cada contratista según lo estipulado en el artículo 7.3 de este RD 1627/97.”

El plan de seguridad como instrumento básico de evaluación de riesgos 

El plan de seguridad y salud actuará como instrumento básico de evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva de la obra a la que se refiere el Reglamento de los Servicios de Prevención.

¿Es el promotor de la obra o contratista el responsable de redactar el plan de seguridad y salud?

Como decíamos, salvo las excepciones anteriores, la empresa que contrata a otras empresas y trabajadores autónomos es el responsable de firmar un plan de prevención para la obra, en colaboración con el promotor o la empresa en donde se realicen los trabajos o junto con una persona externa o servicio de prevención que tenga la formación y capacitación suficientes.

Es responsabilidad de cada empresa contratista la elaboración del plan de seguridad y salud y podrá realizarlo con el propio personal de la empresa o recurrir a cualquier empresa o persona externa a la misma para su realización, siempre que tenga la formación y capacitación.

¿Qué es el libro de incidencias? 

Para que pueda existir un control efectivo de todo lo que pasa en obra y conocer cuáles han podido ser las causas-efectos de un incidente o accidente una vez producidos, en cada centro de trabajo existirá con fines de control y seguimiento del plan de seguridad y salud un libro de incidencias que consta de hojas por duplicado, habilitado al efecto.

¿Qué quiere decir “control y seguimiento” del plan de seguridad y salud?

Entendemos el control y seguimiento como una comprobación periódica del cumplimiento o incumplimiento del Plan de Seguridad y Salud en la obra.

Por un lado, es obligatorio cumplir con el artículo 14 de paralización de los trabajos en caso de inclumplimiento grave de algunas de las medidas preventivas acordadas en base a un riesgo inminente declarado y escrito en el Plan de prevención.

¿Quién aporta el libro de incidencias?

Podemos pedirlo por un lado, al colegio oficial al que pertenece el profesional colegiado que ha aprobado el plan de seguridad y salud (técnico competente con carrera o grado o estudios de máster correspondientes en las especialidades de Prevención de Riesgos laborales y con la suficiente experiencia en obra).

El Libro de incidencias también puede ser facilitado por la oficina de supervisión de proyectos o el órgano equivalente en relación a las administraciones públicas.

En definitiva, es necesario que exista un control del libro de incidencias, además de que dicho libro esté numerado y registrado.

El libro de incidencias, que deberá mantenerse siempre en la obra, estará en poder del coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra o, cuando no fuera necesaria la designación de coordinador de actividades empresariales, en poder de la dirección facultativa.

¿Si se trata de una obra sin proyecto es necesario el libro de incidencias?

En este caso NO, se puede hacer un seguimiento de la gestión preventiva en obra pero sin proyecto de obra no es obligatorio el libro de incidencias por que su existencia está determinado por la aplicación del R. D. 1627/1997 para obras con proyecto.

¿El contratista redacta el Plan de Seguridad y Salud?

Si, pero no lo hace solo. El contratista tendrá que contar con el asesoramiento y asistencia de su servicio de prevención en los términos señalados en el artículo 31.3 de la Ley 31/1995.

Al ser una responsabilidad de la empresa, al menos debe ser un representante de la misma quien lo firme o cualquier persona por él mismo delegada.

¿Quién aprueba el Plan de Seguridad y Salud en obras?

La aprobación del Plan por el coordinador de seguridad y salud en ejecución de obra o en su defecto la dirección facultativa, o Administración (en el caso de obra contratada con la Administración pública) le da la suficiente validez legal.

[] Conoce más acerca de la figura del coordinador de seguridad y salud en obras de construcción

Instalar un aire acondicionado ¿Se considera obra mayor?

En el momento en el que alteramos un elemento estructural del edificio, se debe ir con todas las justificaciones técnicas incluidas, aparte del permiso de la Comunidad de Vecinos por la Ley de La Propiedad Horizontal y además, tener los permisos del Ayuntamiento, como órgano vigilante del buen estado de los edificios de su jurisprudencia, para no permitir que se realicen actos que contraríen la seguridad y salud de los ciudadanos.

El problema es que nadie quiere incurrir en «una obra mayor» porque la petición de permisos es un proceso que conlleva tiempo, papeleo y la redacción de planes de montaje, prevención de riesgos, plan de obra, etc.

Así es que, según la magnitud del proyecto a llevar a cabo, existen en el mercado distintos tipos de aparatos que conllevan distintos tipos de procedimiento para su colocación.

En general, los fabricantes adaptan su producto para que este tipo de aparatos puedan ser instalados de una forma mucho más fácil por parte de empresas instaladoras de aire acondicionado de uso doméstico, sin incurrir en modificaciones profundas ni requerir trabajos de alto riesgo.

Seguramente te interese…


[+]  Nueva normativa que afecta a instaladores de aire acondicionado

[+] Gases fluorados y la normativa sobre climatizadores en comunidades de vecinos

¿Qué pasa si la instalación de un aire acondicionado implica riesgos laborales?

Cuando nos referimos a riesgos laborales, hablamos claramente de los daños que pueda sufrir un trabajador durante el proceso de instalar un equipo de aire acondicionado, pasar el cableado eléctrico a través de la fachada o paredes de la vivienda, el acceso a la zona de la instalación, la colocación de medios auxiliares o la necesidad de realizar trabajos verticales para llegar al sitio…

¡Más complicaciones!

Y además, cada una de ellas, aunque formen parte del ámbito de la empresa instaladora de aire acondicionado y no del cliente, tienen su legislación aparte y deben de llevarse a cabo los procedimientos adecuados, así como la redacción de un plan de montaje, plan de prevención de riesgos para la instalación de aires acondicionados y la enumeración de las medidas preventivas para evitar accidentes de trabajo.

¿Qué debe tenerse en cuenta en un plan de prevención para obra mayor de instalación de aire acondicionado?

Por lo pronto, el responsable de la seguridad y salud de los trabajadores de una empresa de instalación de aire acondicionado tendrá que redactar o (mandar a redactar) un documento con las medidas preventivas por cada una de las tareas o trabajos que impliquen riesgos para el trabajador, y además, establecer cada una de las medidas preventivas necesarias para llevarlo a cabo.

  • Análisis de riesgos:
  • Identificación de peligros
  • Peligros derivados de la actividad

protecciones colectivas

Principales riesgos que debes plantear en el plan de obra para instalar sistemas de refrigeración o climatización

Por un lado, tenemos:

Peligros durante la instalación de los conductos y tubos

  • Caídas de operarios al mismo nivel
  • Caídas de operarios a distinto nivel
  • Caída de objetos sobre operarios
  • Choque o golpes contra objetos
  • Atrapamientos y aplastamientos
    • Lesiones y/o cortes en manos
    • Sobresfuerzos
    • Proyecciones de objetos

La soldadura de conductos:

  • Proyecciones y quemaduras
  • Exposición a humos y gases
  • Explosión y/o Incendio por fugas de gases o presencia de aceite
  • Contactos eléctricos (eléctrica)

Riesgos por la instalación de cableado de señal eléctrica:

  • Caídas de operarios al mismo nivel
  • Caídas de operarios al distinto nivel
  • Caída de objetos sobre operarios
  • Contactos eléctricos
  • Choque o golpes contra objetos
  • Atrapamientos y aplastamientos
    • Lesiones y/o cortes en manos
    • Sobreesfuerzos
    • Proyecciones
    • Electrocución

Riesgos derivados de la instalación eléctrica de los equipos:

  • Caídas de operarios al mismo nivel
  • Caídas de operarios al distinto nivel
  • Caída de objetos sobre operarios
  • Choque o golpes contra objetos
  • Atrapamientos y aplastamientos
    • Lesiones y/o cortes en manos
    • Sobreesfuerzos
    • Contactos eléctricos
    • Proyecciones
    • Electrocución

Instalación de cuadro eléctrico de control y protección:

  • Caídas de operarios al mismo nivel
  • Choque o golpes contra objetos
  • Atrapamientos y aplastamientos
  • Lesiones y/o cortes en manos
  • Sobreesfuerzos
  • Proyecciones Peligros eléctricos
  • Electrocución

Colocación de máquinas de exterior en terraza y trabajos en terraza.

  • Caídas de operarios al mismo nivel
  • Caídas de operarios al distinto nivel
  • Caída de objetos sobre operarios
  • Choque o golpes contra objetos
  • Atrapamientos y aplastamientos
  • Lesiones y/o cortes en manos
  • Sobreesfuerzos

Colocación de consolas y cassettes de interior:

  • Caídas de operarios al mismo nivel
  • Caídas de operarios al distinto nivel
  • Choque o golpes contra objetos
  • Atrapamientos y aplastamientos
  • Lesiones y/o cortes en manos
  • Sobreesfuerzos

Peligros derivados de la propia obra:

  • Atropellos o golpes con vehículos
  • Exposición a ruido
  • Incendio
  • Pisada sobre objetos
  • Caídas de personas al mismo o distinto nivel
  • Golpes por objetos o herramientas

Peligros derivados de interacciones:

  • Exposición a ruido.
  • Exposición a ambientes tóxicos, de humo o polvo en suspensión.
  • Peligro de electrocución.

Tras esta larga enumeración de posibles riesgos derivados de las tareas comunes que se llevan a cabo durante el proceso de instalación de sistemas de aire acondicionado o refrigeración para la redacción de un plan de obra mayor, se tendrá que proceder a la enumeración y redacción de las medidas preventivas pertinentes para cada uno de los riesgos asociados.

Empresas y profesionales autorizados para la colocación de aires acondicionados en zonas comunes del edificio

Por tanto, ¿Quién puede realizar la instalación?

  • Personal técnico y empresas que instalen o mantengan equipos de refrigeración o climatización que empleen refrigerantes basados en gases fluorados, ya que resume la normativa ambiental europea y española aplicable.
  • Se consideran empresas habilitadas para manipular los circuitos y los refrigerantes en los equipos de refrigeración y climatización aquellas empresas facultadas para trabajar con sistemas frigoríficos por los reglamentos: o RSF (Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas) o RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios).

La cosa se complica, y mucho, aunque realmente, en el sector, todo queda resumido en tres tipos de instaladores:

  • Frigoristas de Nivel 1
  • Instaladores con carné RITE
  • Frigoristas de nivel 2 que tienen permisos para la instalación de equipos de refrigeración o climatización que lleven R-32

El hecho de que se cuente con tales permisos, además permite que se eliminen requisitos administrativos como pudieran ser:

  • La redacción de un proyecto de obra,
  • La necesidad de suscribir una dirección de obra
  • y obtener un seguro de responsabilidad civil del titular

De esta manera, estaríamos hablando de una obra menor y que la instalación pueda ser realizada por empresas instaladoras no tan específicas como anteriormente.

El hecho de que se trate de una obra menor u obra mayor, no solamente afecta a locales, centros de trabajo, oficinas y lugares en donde además del CTE entran en juego normativas acerca de la seguridad y salud de los trabajadores, sino que también (y es en donde nadie quiere darse por aludido) las modificaciones en viviendas particulares pueden convertirse en obra mayor y por tanto requerir de un plan de montaje, plan de prevención de riesgos, etc.

Te puede interesar…

[+]  ¿Qué hace un coordinador de seguridad y salud?

[+]  Instalación profesional de andamio para comunidade de vecinos en Murcia

Esta cuestión, gracias a la normativa vigente, no queda demasiado clara a día de hoy ni para los operarios ni para las empresas en general.

¿Te has preguntado alguna vez quién es el responsable de la seguridad y prevención en tu empresa?

Quizás, lo que está más extendido es pensar que, de cara a la ley, es la empresa la responsable de la prevención de riesgos laborales, de hecho, es así.

Sin embargo, el propietario de una empresa, en un momento dado, implementará un departamento de prevención en el que delegue sus funciones, y será el que gestione la creación del plan preventivo, el control de procedimientos de trabajo en armonía al plan preventivo y sobre todo la formación a los propios trabajadores y la toma de decisiones en relación a la compra de equipos de protección individual o de sistemas de protección colectiva.

Proalt. – Oficina técnica especializada en la instalación de líneas de vida y zonas de tránsito seguras en cubiertas, azoteas y zonas elevadas en industria.

Todo esto lo podemos resumir en que si bien, será el propietario el responsable de velar por que sus trabajadores tengan una guía o plan preventivo y los medios colectivos e individuales para proteger su integridad y seguridad, serán los trabajadores quienes deben dar a conocer sus propias necesidades por los cauces pertinentes, a mismo propietario, a sus superiores, al recurso preventivo, al encargado o al mismo departamento de prevención.

Al fin y al cabo, la responsabilidad es de todos si queremos conseguir que realmente la empresa lleve a cabo un sistema de trabajo eficaz, seguro y al fin y al cabo profesional, que sería la finalidad de todos nuestros esfuerzos.

¿Cuándo debe existir un departamento de prevención de riesgos profesionales en la empresa?

Y para terminar, ya que hablamos sobre todas estas cuestiones de la responsabilidad de garantizar que los trabajadores de la empresa realicen su trabajo en las condiciones más favorables posibles, debemos recordar qué tipos de empresas DEBEN implementar un plan preventivo de riesgos laborales.

Son varios los casos posibles:

  • Un autónomo sin trabajadores: será responsable de su propia seguridad, para lo cual paga a la seguridad social una cuota mensual.
  • Un autónomo que no tiene trabajadores en plantilla, pero subcontrata servicios o que coopera con otras empresas deberá implantar un plan preventivo ante posibles riesgos concernientes a las labores que llevan a cabo.
  • Un autónomo que tenga trabajadores a su cargo tendrá obligación de implementar un plan de prevención de riesgos.

1. Obligaciones del responsable de SYS en fase de ejecución de la obra

Según el artículo 9 del RD 1627/1997, el Responsable en materia de Seguridad y Salud durante la ejecución de la obra deberá desarrollar las siguientes funciones:

a) Coordinar la aplicación de los principios generales de prevención y de seguridad:

– Al tomar las decisiones técnicas y de organización con el fin de planificar los distintos trabajos o fases de trabajo que vayan a desarrollarse simultánea o sucesivamente.

– Al estimar la duración requerida para la ejecución de estos distintos trabajos o fases de trabajo.

b) Coordinar las actividades de la obra para garantizar que los contratistas y, en su caso, los subcontratistas y los trabajadores autónomos apliquen de manera coherente y responsable los principios de la acción preventiva que se recogen en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales durante la ejecución de la obra y, en particular, en las tareas o actividades a que se refiere el artículo 10 del Real Decreto 1627.

c) Aprobar el plan de seguridad y salud elaborado por el contratista y, en su caso, las modificaciones introducidas en el mismo. La dirección facultativa asumirá esta función cuando no fuera necesaria la designación de responsable de la SYS.

d) Organizar la coordinación de actividades empresariales prevista en el artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

e) Coordinar las acciones y funciones de control de la aplicación correcta de los métodos de trabajo.

f) Adoptar las medidas necesarias para que sólo las personas autorizadas puedan acceder a la obra. La dirección facultativa asumirá esta función cuando no fuera necesaria la designación de encargado de la SYS.

Medidas de seguridad para prevenir caídas en altura

Escaleras de acceso certificadas, barandillas de seguridad, líneas de vida y los EPIS son las medidas de seguridad para prevenir caídas en altura según el Real Decreto 2177/2004

Te puede interesar…

[+]  ¿Qué hace un coordinador de seguridad y salud?

[+]  Asiste a nuestras formaciones sobre PRL en andamios y medios auxiliares para obras de construcción

Qué es la PRL y qué pautas básicas debe cumplir el empresario

¿Cuál es el deber de seguridad del empresario?

Cuáles son los derechos y obligaciones de los trabajadores en materia de prevención de riesgos laborales.

▶ Muchas empresas nos llaman para dar cursos de formación a sus trabajadores sobre prl para trabajar en altura y espacios confinados.

La función de la PRL es precisamente, la de evitar que sucedan accidentes derivados los riesgos derivados del trabajo.

Según la definición común, la prevención de riesgos laborales, también conocida como PRL es aquella disciplina que busca promover la seguridad y salud de los trabajadores.

La PRL y todos los que trabajan para hacerla cumplir y velar por los derechos y obligaciones tanto del trabajador como de empresario, deberán de identificar, evaluar y controlar los riesgos que se puedan asociar a los entornos laborales, sean cuales sean, pero especialmente, en los ámbitos industriales, de la construcción y algunos tipos de sectores declarados como muy peligrosos, incluso por la OIT.

¿Qué posibilidades existen de que un trabajador en tu empresa sufra algún tipo de riesgo laboral?

Conoce las responsabilidades en materia de prevención de riesgos laborales por parte de trabajadores y empresarios.

En ése caso, sólo un buen sistema de PRL implantado en la empresa puede hacer que los operarios estén a salvo de sufrir incidentes o accidentes graves que los pongan en peligro y que suba la accidentalidad laboral en la empresa, así como situaciones de absentismo, mal clima laboral, o todo tipo de problemáticas como las enfermedades profesionales y los accidentes laborales.

Las obligaciones básicas del empresario en PRL que se deben cumplir

De acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y demás disposiciones de desarrollo, existe la obligación de la empresa en materia laboral de que cualquier sector de actividad a realizar determinadas actuaciones en materia preventiva entre las que destacamos:

  • El empresario deberá implantar un plan de prevención de riesgos laborales a través de la integración de un sistema de gestión documental a través de todos los niveles jerárquicos.
  • El empresario deberá realizar una evaluación de riesgos exhaustivo dentro del centro de trabajo, nave industrial o centro de producción, así como de los distintos puestos para así planificar de manera lógica las acciones preventivas y procedimientos de trabajo seguro.
  • Evaluación de riesgos de las instalaciones de los centros de trabajo y de los distintos puestos de trabajo y planificar la actividad preventiva en base a los riesgos detectados.
  • Informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos existentes en su puesto de trabajo.
  • Los trabajadores deben realizar la formación oportuna al incorporarse al puesto de trabajo, dejando constancia de que conoce dichos riesgos y que la empresa le ha formado e informado al respecto.

¿Cuál es la vida útil de los EPIS?

Ejemplo de sanción por no cumplir las obligaciones del empresario en PRL

“En caso de accidente laboral, además del parte de accidente y el contrato de prevención, evaluación de riesgos, planificación preventiva del puesto de trabajo… nos van a solicitar la información de riesgos, el justificante de entrega de epis y la vigilancia de la salud (o la renuncia) del trabajador afectado.

El no tener esta documentación es objeto de sanción, mínimo de 4.000 euros.”

La clave está en el artículo 20 de la ley de prevención de riesgos laborales y el artículo 25 de la ley de prevención de riesgos laborales.

¿Qué hacer para evitar este tipo de infracciones? ¿La autoridad laboral puede exigir a una empresa su plan de actuación en prl?

La empresa tiene que tener claro que será necesario el hecho de ofrecer a los trabajadores un reconocimiento médico específico.

  • Para ello tendrá que hacerse un estudio lógico de los puestos de trabajo se desempeñan en la empresa, para entonces entrar a valorar las acciones, procedimientos y obstáculos o peligros que pueda enfrentar cada puesto y tener claro a qué tipo de riesgos es susceptible cada trabajador.
  • Tras esto, el empresario o su departamento o profesional delegado de la prevención, tendrá que ofrecer a los trabajadores por derecho la posibilidad de pasar un reconocimiento médico para poder valorar la aptitud médica para poder entrar a valorar si es adecuado para la salud del trabajador el puesto que está desarrollando.
  • El trabajador mismo puede renunciar por escrito a la realización de este examen médico en el caso de que no desee que su derecho a la intimidad sea violado. Por tanto lo que sería ilegal es obligar al trabajador a realizar el examen firmando por él, o con coacciones.
  • Se deberán identificar en base a una metodología clara las posibles situaciones de emergencia que puedan derivarse de la actividad del trabajador.
  • La empresa debe de elaborar un plan de prevención y un plan de procedimientos en caso de emergencias para poder hacer frente a cualquier situación de peligro que pudiese sucederse.
  • La empresa debe darle a los trabajadores la oportunidad de realizar un reconocimiento médico específico para poder así valorar su aptitud médica para realizar las tareas encomendadas al mismo, bien es cierto que el trabajador puede renunciar por escrito a ese derecho.
  • Identificar posibles situaciones de emergencia en los centros de trabajo y elaborar un plan de emergencia para poder hacer frente a las mismas de una manera adecuada.

▶ ¿Alguna vez habéis tenido que hacer reparaciones sobre la cubierta?

Conoce los peligros tanto de cubiertas inclinadas, planas, azoteas sin protección así como cualquier zona de trabajo elevada en la que no exista ninguna protección colectiva.

¿Departamento de prevención propio o ajeno?

Cumplir con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales puede parecer una ardua tarea, y de hecho lo es.

Servicio de prevención ajeno o externo

Por esta razón lo que se suele hacer por parte de la empresa es precisamente subcontratar el servicio ante las agencias o servicios de prevención, que como terceros y de manera externa y profesionalizada solamente en la ejecución de planes de prevención, reconocimientos médicos y todo tipo de servicios necesarios para las empresas relacionados con la PRL.

Sin embargo no olvidemos que para la empresa se hace imprescindible y obligatorio de la empresa en materia laboral, contar con un departamento de prevención en el momento en el que se supere una cantidad determinada en el número de trabajadores por cuenta ajena.

Personal propio y departamento de prevención interno

En ése momento, la empresa deberá contratar a un técnico competente, con los estudios pertinentes relacionados con la prevención de riesgos y la seguridad y salud, y con la potestad suficiente para hacerse encargado y responsable de que tanto los trabajadores como la empresa están cumpliendo sus obligaciones con respecto a la Ley, así como por ejemplo vigilar que en el centro de trabajo, los operarios están utilizando debidamente los Equipos de Protección Individual, de la forma precisa, y con la potestad de realizar formaciones a los trabajadores en el uso de equipos para la prevención de los riesgos a los que están expuestos por su puesto de trabajo.

Precisamente para poder ser capaces de cumplir con todos los aspectos de la Ley en cuanto a la prl precisamente para evitar posibles sanciones por cometer infracciones que en muchas ocasiones son provocadas por el mero desconocimiento, sobretodo en algunos sectores como la construcción o sectores de población como pudieran ser autónomos dedicados a las pequeñas reformas, arreglos, limpiezas, etc. que no tienen cultura preventiva ninguna ni relación con servicios de prevención, y que pueden incurrir sin querer en este tipo de infracciones.

Los distintos modelos organizativos en materia de prevención dentro de la empresa

Para poder llevar a cabo todas esas actuaciones, las empresas deberán de establecer un modelo organizativo en materia de prevención, bien mediante medios propios, bien recurriendo a la contratación de un servicio de prevención ajeno, o una combinación de ambos.

el empresario puede optar, cumpliendo los requisitos de las mismas, por los siguientes tipos de modalidades de organización preventiva:

  1. Asumiendo personalmente tal actividad.
  2. Designando a uno o varios trabajadores para llevarla a cabo.
  3. Constituyendo un servicio de prevención propio.
  4. Recurriendo a un servicio de prevención ajeno.

¿Puede la la autoridad laboral puede exigir a una empresa su plan de actuación en PRL?

De hecho, una de las cosas que primero se demandan ante una situación de incidente o accidente laboral precisamente es el Plan de actuación o Plan de PRL, dado que toda la política de prevención de una empresa, más allá de que hayan responsables internos, externos o mixtos, es que se haya redactado el documento del que hablábamos anteriormente.

En ese caso, será una prueba de hecho que el empresario no ha tomado las medidas preventivas necesarias en caso de que no pueda entregarse este documento, porque precisamente es en él en donde vienen todas las pautas a proceder para la realización de las tareas y actividades, con calidad de antecederse a que se produzcan los accidentes de trabajo.

Además, como veníamos diciente, se tratará de un grave error el hecho de no tener este Plan de Prevención redactado y firmado por las personas responsables, dado que en ese caso se puede decir que será imposible probar que la empresa ha tomado alguna medida relacionada con la prevención de riesgos, dado que ni se ha molestado en la redacción de este documento.

Como veníamos diciendo y en relación a anteriores escritos acerca de los equipos de prevención de riesgos, si no se tienen delimitados los puestos de trabajo, las actividades a realizar y por tanto los procedimientos y actividades implícitas, entonces será muy improbable que se haya realizado algún estudio lógico y realista de las medidas de seguridad preventivas que debieran de ser implementadas por el empresario.

Bibliografía y fuentes sobre las obligaciones del empresario

  • Ley 54/2003 de reforma del marco normativo de la prevención de riesgos laborales.
  • RD 171/2004 por el que se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995.
  • RD 39/1997 por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.
  • Fuente: Web de la Oficina Técnica de Salud Laboral (2019). [Extracto de la página de Preguntas Frecuentes]
  • FAQ sobre las obligaciones del empresario en materia de seguridad y salud. España: Publicado el 14 de marzo de 2009

El empresario deberá:

  • Garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.
  • Elaborar un plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de los riesgos y planificación de la actividad preventiva.
  • Proporcionar equipos de protección individual adecuados a sus trabajadores.
  • Informar, consultar y permitir la participación de los trabajadores.
  • Garantizar una formación teórica y práctica en prevención de riesgos laborales.
  • Analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores.
  • Proporcionar la vigilancia de la salud de forma periódica.
  • Elaborar y conservar a disposición de la autoridad competente la documentación relativa a las obligaciones anteriores.
  • Coordinar las diferentes actividades empresariales dentro del centro de trabajo.
  • Protección a trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos.
  • Protección de la maternidad y a menores.
  • Usar adecuadamente las máquinas, aparatos, herramientas, etc., en general, cualesquiera otros medios con los que desarrollen su actividad.
  • Utilizar correctamente los medios de protección individual facilitados por el empresario.
  • No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad.
  • Informar inmediatamente de cualquier situación que entrañe un riesgo.
  • Contribuir al cumplimento de las obligaciones establecidas por la autoridad competente.
  • Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo seguro.

El incumplimiento de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales dará lugar a responsabilidades administrativas, penales y civiles por los daños y perjuicios que pueda derivarse de dicho incumplimiento.

La evaluación de riesgos es el proceso dirigido a estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse, obteniendo la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión aprobada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas.

La evaluación de riesgos laborales de cualquier centro de trabajo requiere de las mediciones de sonido, iluminación, humedad, ventilación y climatización entre otras, por tanto se ha de disponer de los materiales necesarios para realizar estas con precisión.
Teniendo en cuenta que cualquiera de los anteriores elementos citados que no se encuentren acordes con los niveles que establece el R.D. 486/1997 sobre condiciones mínimas de seguridad y salud en el trabajo, pueden dar lugar a una enfermedad profesional de la que responderá administrativa y penalmente al empresario.
Asimismo, la evaluación debe contener las medidas de emergencia, los estudios de los accidentes de trabajo y las medidas preventivas a adoptar.
Anualmente se debe desarrollar una memoria anual que estará a disposición de la autoridad laboral y cada trabajador debe estar informado y formado sobre los riesgos en su puesto de trabajo.
Por estos motivos técnicos y por la seguridad de que la prevención de los accidentes laborales y la salud de nuestros trabajadores está en manos de expertos, una evaluación de riesgos laborales solo debe estar realizada por un empresa homologada para la realización de esta actividad.
La evaluación se realizará:
  • Inicialmente para conocer cuál es la situación de partida, es decir, los riesgos existentes en la actualidad.
  • Con ocasión de elección o adquisición de nuevos equipos (maquinaria, instalaciones, equipos de protección, etc,) sustancias o productos y en el acondicionamiento de los lugares de trabajo.
  • Cuando cambien las condiciones de trabajo existentes en la evaluación inicial.
  • Cuando se produzcan daños (accidentes, enfermedades profesionales o lesiones en general procedentes del trabajo) puesto que en este caso se evidencia que las medidas preventivas adoptadas no fueron eficaces.
  • Para realizar controles periódicos de comprobación si se detectaron riesgos en la anterior.
Después de haber realizado la evaluación de riesgos laborales, el resultado de la misma da lugar a las siguientes obligaciones:
  • Adoptar las medidas preventivas necesarias para subsanar, disminuir o controlar los riesgos detectados.
  • Si el resultado de la evaluación pusiera de manifiesto posibles riesgos que pudieran afectar la salud de los trabajadores, deberán planificarse controles periódicos sobre la eficacia de las medidas adoptadas.

Pero además, el resultado de la evaluación de los riesgos que no se puedan eliminar implicará una acción directa del empresario en relación a las materia siguientes:

  • Información de los riesgos en el puesto de trabajo.
  • Formación de todos los trabajadores.
  • Reparto de equipos de protección.
  • Establecimiento de las medidas de emergencia.
  • Actuación en caso de riesgo grave e inminente.
  • Coordinación de actividades empresariales.
  • Estudio de trabajadores especialmente protegidos.
  • Estudio de los trabajadores con relaciones temporales, de duración determinada y en empresas de trabajo temporal.
  • Análisis para la compra de maquinaria, equipos y productos.
Es la vigilancia periódica de la salud de los trabajadores. Ésta debe realizarse para garantizar su estado de salud ante posibles riesgos generados en su trabajo.
En la vigilancia médica podemos diferenciar dos situaciones:
  • La obligación de un reconocimiento previo a la contratación del trabajador (necesidad relacionada con su asignación a una tarea determinada).
  • La vigilancia de la salud a lo largo del tiempo.
    Debe realizarse con el consentimiento del trabajador, no obstante se dan circunstancias en la que ésta voluntariedad se diluye frente a una necesidad ineludible, en concreto:
  • Cuando la realización de los reconocimientos sean imprescindibles como método para conocer los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud (reglamentos específicos, manipulación de contaminantes tóxicos, lesiones de tipo postural, trabajos de esfuerzos visual, etc,).
  • Para constatar que su estado de salud no pone en peligro la suya propia o la del resto de trabajadores (manipulación de maquinaria pesada, manejo de grúas, trabajos especialmente peligrosos, etc).
  • Cuando esté establecida su obligatoriedad mediante disposición legal sobre riesgos específicos (amianto, plomo, ruido, cloruro de vinilo, etc)
    La vigilancia de la salud se llevará a cabo poniendo en práctica los protocolos médicos establecidos por la Autoridad Sanitaria para cada tipo de puesto de trabajo, atendiendo a los riesgos para la salud específicos para cada uno de ellos.
Los delegados de prevención son los representantes de los trabajadores con funciones específicas en materia de prevención de riesgos en el trabajo.
Siendo designados por y entre los representantes del personal, en su ámbito de representación.
Las competencias del delegado de prevención son:
  • Colaborar con la dirección de la empresa en la mejora de la acción preventiva.
  • Promover y fomentar la cooperación de los trabajadores en la ejecución de la normativa sobre prevención de riesgos laborales.
  • Ser consultados por el empresario, con carácter previo a su ejecución.
  • Ejercer una labor de vigilancia y control sobre el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales.
  • Asumir las competencias del comité de seguridad y salud si éste no existe.

Las facultados más importantes son:

  • Acompañar a los técnicos en las evaluaciones de carácter preventivo del medio ambiente de trabajo.
  • Acompañar a los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social en las visitas que realicen en los centros de trabajo, pudiendo formular ante ellos las observaciones que estimen oportunas.
  • Tener acceso a la información y a la documentación relativa a las condiciones de trabajo que sean necesarias para el ejercicio de sus funciones.
  • Ser informados por el empresario sobre los daños producidos en la salud de los trabajadores.
  • Realizar visitas a los lugares de trabajo para ejercer una labor de vigilancia y control del estado de las condiciones de trabajo.

Es el órgano paritario y colegiado de participación destinado a la consulta regular y periódica de las actuaciones de la empresa en materia de prevención de riesgos.

El comité se configura como el órgano de encuentro entre los representantes de los trabajadores y el empresario para el desarrollo de una participación equilibrada en materia de prevención de riesgos laborales.

Se contemplan dos supuestos distintos:
  • Desarrollo silmutáneo de actividades en un mismo centro de trabajo.
  • Realización de actividades mediante contrata o subcontrata.

Las obligaciones en estos casos son:

  • En el supuesto desarrollo simultáneo de actividades en un mismo centro de trabajo, la cooperación en la aplicación de la normativa sobre prevención de riesgos laborales, que se concretará en el establecimiento de los medios de coordinación que sean necesarios y en la información a los trabajadores sobre los riegos y las medidas de protección y prevención.
  • Por otra parte si alguno de los empresarios es el titular del centro de trabajo, éste deberá adoptar las medidas necesarias para que los otros empresarios reciban la información y las instrucciones adecuadas en relación con los riegos y las medidas de protección y prevención, así como sobre las medidas de emergencia a aplicar para el traslado a sus respectivos trabajadores. Por último los deberes de cooperación, información e instrucción serán también de aplicación con respecto de los trabajadores autónomos que desarrollen actividades en dichos centros de trabajo.
  • En el supuesto de actividades mediante contrata o subcontrata, el empresario principal deberá vigilar el cumplimiento por los contratistas y subcontratistas de la normativa de prevención de riesgos laborales. El empresario principal así mismo deberá informar sobre utilización, manipulación, riesgos y medidas de protección y prevención a los contratista y subcontratistas, cuando estos operen con maquinaria, equipos, productos, materias primas o útiles proporcionados por la empresa principal pero fuera de su centro de trabajo.

Cada tipo de trabajo en condiciones de peligro conlleva tareas de alto riesgo y suponen la lucha contra un tipo de energía, desde la energía cinética por el movimiento, masa y velocidad de un cuerpo, hasta la energía eléctrica, la fuerza del agua y el viento, etc.

Conoce más…