Techos y superficies frágiles

El 22% de todos los accidentes graves que conocemos en altura se deben a caídas desde superficies frágiles.

¿Qué se consideran cubiertas ligeras o techos frágiles son las más conocidas?

Las superficies frágiles típicas nombradas en la NTP 448 sobre “Trabajos sobre cubiertas de materiales ligeros” suelen ser placas planas, onduladas o nervadas, no concebidas para soportar el tránsito de las personas sobre los mismos, salvo que se adopten medidas de protección y que suelen ser fabricadas en los siguientes materiales:

  • panel sándwich o teja
  • tejas antigranizo plásticas
  • lucernarios y claraboyas,
  • láminas y placas de fibrocemento no reforzado,
  • chapas metálicas corroídas,
  • planchas de policarbonatos translúcido,
  • polímeros termoplásticos,
  • vidrio (incluidas vidrio alámbrico o acristaladas),
  • pizarras y azulejos.

Se debe asumir que todos los techos son frágiles hasta que un técnico competente –técnico de prevención, arquitecto o ingeniero técnico- haya confirmado lo contrario y se contemplen las medidas correctas de prevención del riesgo pertinente.

Cubiertas transitables

En el CTE tenemos un tipo de cubierta llamado cubiertas transitable accesible “privadamente” o lo que es lo mismo, una cubierta no transitable, tan sólo para mantenimientos y operarios de reparaciones o limpiezas.

Una cubierta transitable es una cubierta diseñada y testeada para utilizarse por los usuarios finales del edificio según para lo que esté diseñado (uso hospitalario, administrativo, vivienda, etc.)

Por otro lado, tenemos cubiertas accesibles únicamente para conservación o mantenimiento, las cuáles son las que presentan una inclinación inferior a 20º.

También consideraremos como cubiertas accesibles a aquellas que están sobre correas sin forjado. Cubiertas con inclinación superior a 40º.

Instalación de barandillas sobre una cubierta no transitable.

Según el documento en el que nos basamos para las buenas prácticas de diseño en edificación, podemos consultar el CTE DB SE AE, en donde se nos recomienda la instalación de barandillas de seguridad en cubiertas que son intransitables pero donde se suele acceder al menos una vez al año a realizar trabajos de mantenimiento o limpieza.

Tipos de cubiertas más conocidos

  • Cubierta frágil. La cubierta no retiene la masa correctamente y rompe a la primera. Se testea con un peso de 120 kg. en un test de resistencia.
  • Cubierta Clase C. La cubierta es capaz de aguantar la carga una vez, pero falla la segunda. Es lo mínimo para que una cubierta no sea considerada frágil. En la práctica, significa que, si alguien cae sobre la cubierta, está soportará su peso, pero necesitaría una reparación tras ello.
  • Cubierta Clase B. La cubierta es capaz de aguantar la carga dos veces, aunque presenta signos de daño. Esto significa que la cubierta es capaz de aguantar la caída de una persona dos veces en una misma zona, aunque el daño creado en ella puede verse acrecentado por el paso del tiempo.
  • Cubierta Clase A. La cubierta resiste la carga dos veces y no presenta ningún daño, lo que garantiza que seguirá en perfecto estado con el paso del tiempo.

¡Cuidado con las chapas metálicas para cerramientos y cubiertas!

Este tipo de chapas tiene un uso bastante común, siendo utilizado cada vez más.

Cuidado con techos cubiertas y tejados fragiles

En el caso de la chapa grecada galvanizada, la chapa pegaso y la chapa minionda galvanizada se van a utilizar para hacer cerramientos, ya sea en cubiertas o fachadas.

Incluso pueden se pueden utilizar para fabricar paneles sándwich.

En cuanto a la chapa de forjado colaborante, su utilidad reside en su integración con el hormigón en un proceso de encofrado.

También son muy típicas las chapas perforadas y chapas o planchas deployé, cuyas principales funciones son para el acondicionamiento de superficies al hacerlas antideslizantes y por su función estética.

Este tipo de chapas es muy utilizado a día de hoy y está presente en multitud de sectores, como por ejemplo en el sector de la construcción, en el sector industrial, en el sector de la arquitectura y la decoración, en el sector de la ingeniería, etc.

Cuidado porque un techo frágil puede parecer robusto

Algunos techados dan la falsa impresión de seguridad y de una superficie capaz de soportar su peso, pero no van a resistir una carga concentrada como la del talón de tu pie al pasar, o de todo tu cuerpo si tropiezas o te caes.

Un ejemplo común es la chapa de fibrocemento o fibroamianto sin reforzar, que puede quebrarse sin previo aviso.

  • Siempre que sea posible, no debes trabajar cerca de materiales frágiles si no has consultado con un técnico especialista.
  • Si esto no es posible entonces el área necesita ser claramente identificada, la información registrada y las medidas puestas en práctica para prevenir o minimizar el efecto de una caída.
  • Si vas a realizar trabajos sobre superficies frágiles, te recomendamos las siguientes medidas de prevención en orden de prioridad.
  • Para trabajar debajo del techo utilizando una plataforma de trabajo adecuada [andamios anclados a la fachada o torres móviles].
  • Cuando esto no sea posible, se puede utilizar un PEMP con cesta para realizar el trabajo sin acceder al mismo techo.
  • Si no se puede evitar el acceso a la cubierta no transitable, tejado, falso techo o azotea, se debe instalar una protección de borde perimetral, temporal o mejor aún, definitiva.
  • Si no se está trabajando en la puesta en escena o plataforma con barandas, entonces se deben usar redes de seguridad o sistemas de conexión con un arnés.
  • Si utilizas arneses, asegúrate de que han sido instalados los correspondientes puntos de anclaje, siempre por personal competente y con las herramientas adecuadas para medir su capacidad de absorción del impacto.
  • Además, es necesaria una formación práctica y experiencia en la materia adecuados y que se realiza entrenamiento y supervisión.
  • Los arneses y sistemas de salvamento y rescate deben ser adecuados según el trabajo a realizar, no es adecuado utilizar un arnés de posicionamiento si nos enfrentamos a un peligro real de caída, o un arnés de poda si vamos a descolgarnos de un balcón, patio de luces o trabajar sobre una fachada suspendidos de cuerdas.
  • Los trabajadores deben estar debidamente supervisados ​​y capacitados, así como una plataforma de trabajo segura y segura.

Se trata de accidentes de trabajo más comunes de lo que parece

En España, la mayoría de los accidentes por caídas en altura suelen sucederse por caídas mortales desde cubiertas, sobre todo cubiertas inclinadas. Un 70% de ellas fueron cubiertas inclinadas consideradas no transitables y de material frágil (sobretodo translúcidos, polipastos y huecos para dar luz natural a la cubierta).

Sólo un 10% fueron caídas por el borde exterior de la cubierta, por lo que la mayoría de las caídas suelen pasar por culpa de huecos sin proteger o por creer que son superficies donde uno puede dejar caer el peso y entonces sucede el accidente.

Instala medidas de protección colectiva antes de realizar los trabajos

Sólo en 3 de los 20 accidentes había colocadas redes de seguridad bajo la cubierta,

Otra solución muy recomendable es la instalación de redes de seguridad por debajo de la cubierta, para que en caso de caída al menos haya una protección o una segunda oportunidad.

Además, los equipos como amarres o líneas de vida retráctiles pueden ser un problema debido al efecto péndulo.

En muchas ocasiones se han contado a los medios que los trabajadores suelen llevar mucho cuidado de pisar solamente en la línea de pernos de anclaje o tornillería que unen las chapas de la cubierta.

Los trabajadores suelen ser muy conscientes del peligro que conlleva su trabajo en este tipo de zonas industriales, sin embargo, el problema es el de siempre, los trabajadores no saben cuándo va a pasar o cuándo van a cometer un pequeño error que simplemente les cueste la vida.

Por ejemplo, se pueden usar barandillas, protecciones perimetrales o cubiertas para evitar que alguien que está trabajando cerca o pasando por un material frágil para que no caiga. Demarcación o fronteras

Se puede usar al menos 2 m del material frágil para identificar áreas seguras.

¿Has pensado en utilizar una pasarela de aluminio?

Los materiales más utilizados en la fabricación de las pasarelas son el aluminio y la madera. El aluminio es un material muy apropiado para las pasarelas por ser ligero e inoxidable. La superficie debe ser antideslizante, flexible y con perforaciones para limitar la acción del viento.

En Proalt Ingeniería, estamos aportando como solución más segura para realizar trabajos sobre cubiertas no transitables, plataformas como paso seguro con pasarelas de aluminio + barandilla a ambos lados.

Se recomienda el uso de pasarelas UNE-EN ISO 14122-2 para la instalación de equipos de climatización, reparación de equipos de refrigeración, conductos,

La anchura mínima para una pasarela para cubiertas debe de ser 0,5 m; longitud aproximada, 3 m; espesor, 0,03 m; peso, 15 Kg.

La pendiente máxima para instalar estos dispositivos es del 40 % y la carga máxima de servicio, 100 Kg por cada 2,25 m.

Si lo deseas, puedes encontrar más información sobre el trabajo con techos frágiles en “Trabajos seguros en Techos ACR” publicado por el Comité Asesor para Trabajos con Techos (ACR).

Nunca escatimes en material de prevención y seguridad. Contacta con expertos o pide asistencia técnica a nuestros ingenieros.