Mosquetones de gran apertura o mgo

Los mosquetones de gran apertura están diseñados para que queden anclados en su eje mayor, pudiendo soportar menos carga de trabajo o teniendo menos resistencia de carga en caso de estar mal colocados.

El mal posicionamiento de este tipo de conectores de gran apertura puede conllevar un peligro inminente, por ello queremos informar a nuestros lectores cómo usar los mosquetones para trabajar en altura, la manera correcta de utilizarlos, avalado por la normativa de trabajo en altura.

Gancho de gran apertura AZ023 con cierre automático

Mosquetón de gran apertura AZ023 de 60 mm de diámetro

Mosquetón de gran apertura

Mosquetón de gran apertura AZ023 de 50 mm de diámetro

Conectar el mosquetón dejando el gatillo abierto

Este hábito podría suponer la desconexión del sistema de conexión anticaídas, haciendo que todos los EPIS utilizados no sirvan para nada.

En caso de que el trabajador realice un movimiento brusco o sufra una caída, el mosquetón podría tanto ceder como moverse del eje en el que esté anclado y soltarse por lo que la protección dejaría de existir.

Gancho de gran apertura en andamio

Posicionar el mosquetón con una carga multidireccional

Los mosquetones mgo o de gran apertura están fabricados según un método de ensayo concreto y estricto donde la resistencia de carga se centra en vertical desde la curva del conector hasta el ojal de la eslinga o cuerda.

Coloca el conector de apertura libre de rozamientos

Asegúrate de que nada roce tanto el gatillo como la palanca de desbloqueo del conector de gran apertura.

Por ejemplo, a la hora de colocarlo en un punto de anclaje fijo, pruébalo y date cuenta de que no roce con ningún elemento (por ejemplo, un clavo, otro anclaje, un elemento estructural, etc.).

Entiende que, a la hora de colocar el mosquetón, la fuerza de trabajo debe ir en vertical hacia abajo, es decir, la curva del gancho es la que se lleva la mayor fuerza de la carga, si colocaras el gancho en oblicuo la fuerza de carga quedaría en el extremo o punta del gancho y en caso de abrirse por algún motivo, podría desconectarse.

Mosqueton grande mal colocado
Mosquetones de gran tamaño

No puede haber fuerza de carga en el lateral del gatillo

En este caso, el hecho de que se ofrezca resistencia a un lado del gatillo puede sobrepasar la resistencia de este, haciendo ceder el mecanismo y que se abra o se deforme la apertura.

La resistencia a un apoyo lateral sobre el gatillo es superior a 1 kN para las versiones CE y superior a 16 kN para las versiones ANSI.

mosqueton andamio

¿Qué pasa si el punto de anclaje es demasiado pequeño?

En caso de amarrar nuestro conector de gran apertura a un gancho, punto fijo EN 795/A o un anclaje no certificado y que además sea de un tamaño menos al idóneo para este tipo de EPIS, supondría un verdadero problema de seguridad, dado que nuevamente no estamos apoyando la fuerza de carga donde más resistencia opone el EPI, sino que estamos dejando el anclaje sobre la punta del gancho de gran apertura.

Según la longitud del conector de gran apertura, se podría crear una palanca importante con riesgo de rotura del conector o de debilitamiento del anclaje.

Hay que tener en cuenta, que durante un trabajo vertical y si el gancho está a varios metros de nosotros porque hemos ido descendiendo, quizás perdamos de vista el anclaje y, por tanto, si éste empezara a ceder, romperse o abrirse de alguna forma, no nos daríamos ni cuenta.

En caso de rotura, el accidente sería inevitable.

Punto de anclaje mediano

En caso de que nos anclemos a un punto de enganche mediano en el que el enganche si quepa, pero que cuando realizamos un giro o movimiento pueda quedarse atascado de forma que ante una caída pueda producirse un efecto palanca que incluso pueda partir el punto de enganche.

En este caso, lo más probable es que o se doble el acero del gancho o si la fuerza de carga del punto de anclaje es menor al de la fuerza de choque, partamos el punto de conexión o anclaje y, por tanto, tendríamos la caída asegurada.

Como enganchar un mosqueton grande

Efecto palanca sobre una arista, perfil metálico, murete, etc.

Durante nuestra jornada de trabajo, iremos posicionando nuestro gancho de conexión en diferentes montantes, tubos o diagonales.

En caso de amarrarnos a un perfil vertical, por ejemplo cuando hablamos de un andamio tubular, el marco o una diagonal, el gancho de gran apertura chocará con la superficie perpendicular creando una palanca sobre la arista como decíamos anteriormente.

En ese caso tendremos que extremar la precaución debido a que ante una caída nos enfrentaremos a dos problemáticas:

Por un lado, se producirá un efecto péndulo y por otro, el gancho puede quedar gravemente retorcido o abrirse.

Es por ello que se recomienda trabajar amarrado con una cuerda de posicionamiento secundaria, además de nuestros anclajes anticaída.