Riesgos en cubiertas: Instalación de placas solares o paneles fotovoltaicos

Paneles solares fotovoltaicos: Riesgos sobre cubiertas y tejados

Las operaciones de instalación de estructuras para la colocación de los paneles solares comienzan por el anclaje de los soportes metálicos montados ya sea sobre suelo, fachadas, pérgolas para aparcamiento y parking, tejados o cubiertas inclinadas, de chapa, metálicas, etc.

Montaje de paneles solares y riesgos de caída

Gracias a la energía solar fotovoltaica podemos aprovechar un recurso “infinito” para crear una fuente de energía en cualquier tipo de edificación o planta industrial.

Las células fotovoltaicas son aquellos paneles electrónicos que están compuestos por conductores de sicilio que hacen circular el calor del sol hasta producir electricidad de forma natural.

La mayoría de proyectos para la instalación de este tipo de soportes se realizan en altura, por lo que conocer los riesgos específicos es muy importante para nuestros clientes.

Proalt instala los sistemas anticaídas necesarios para instaurar las medidas de seguridad necesarias para la prevención de riesgos en tejados y cubiertas.

Tipos de soportes para módulos solares

 

Los trabajos de colocación de células solares pueden convertirse en un infierno sin las medidas preventivas pertinentes.

¿Cuáles son los principales estructuras que soportan este tipo de sistema de celdas solares? ¿Dónde irán colocados las placas solares fotovoltaicos?

  1. Anclaje de soportes metálicos
  2. Estructuras metálicas
  3. Postes

Anclaje de soportes para placas solares sobre suelo

Cuando el proyecto se centra en placas ancladas al suelo, éstas se anclan sobre cimentaciones de hormigón que serán las encargadas de que toda la estructura de cada panel no pueda ceder ante la fuerza del viento, el mayor peligro para este tipo de instalaciones.

Se realizan anclajes químicos sobre el hormigón gracias a tornillos durante el proceso de cimentación.

Estructuras para las planchas solares sobre cubiertas planas

En el caso de cubiertas planas o inclinadas, que suelen ser de chapa o metal, se construirán una serie de muretes de hormigón con estructura metálica (se ancla metal con metal y se refuerza con hormigón) para evitar que la estructura pudiera volcar.

Lo importante es proteger el perímetro exterior de la cubierta o tejado, que es donde existe el peligro real de caída desde grandes alturas.

Actualmente nos vamos a encontrar que las instalaciones de soportes para paneles fotovoltaicos van a ir siempre instalados con tornillería dado que para cualquier operación de mantenimiento siempre será más barato que construcciones fijas que encarecería las tareas de mantenimiento de este tipo de instalaciones, facilitando el desmontaje de las placas solares.

No olvidemos que es vital para la seguridad y calidad de la instalación de estos anclajes tener en cuenta materiales y tornillería que resista la corrosión y el óxido.

Por experiencia, encontrándonos cerca del mar, se deberán anclar estas estructuras con materiales como el acero inoxidable o el aluminio anodizado.

Postes para placas solares

Antes de la instalación de las placas es necesario el montaje y anclaje de las estructuras y soportes.

Los riesgos específicos de la instalación de soportes en cubiertas y tejados se dividen en dos, y para los cuales se tomarán medidas de prevención distintas.

  • Caídas al mismo nivel
  • Caídas desde lo alto, a distinto nivel
  • Proyección de fragmentos y partículas
  • Golpes y cortes
  • Atrapamientos
  • Caída de objetos
  • Contactos eléctricos
  • Estrés térmico
  • Radiaciones no ionizantes
  • Sobreesfuerzos, posturas forzadas y movimientos repetitivos

Proalt te ayuda a detectar y solucionar los riesgos en altura en todo tipo de proyectos y trabajos, especialmente en trabajos sobre cubiertas, como es el caso de las planchas fotovoltaicas.

¿Qué peligros encontramos encima de una cubierta o tejado?

Instalacion de placas solares: Riesgos de caída y seguridad

Comúnmente se producen accidentes en plantas fotovoltaicas, tejados, estructuras elevadas y cubiertas industriales durante la instalación de este tipo de tecnologías con paneles solares.

Las caídas se producen por diversos motivos, sin embargo, no siempre somos conscientes de la facilidad de evitar cualquier riesgo que pueda convertir en un auténtico desastre un proyecto de instalación y montaje de paneles solares.

Falta de orden, obstáculos e irregularidades de la cubierta

Los obstáculos en una cubierta no son más que potenciales riesgos de caída.

Cualquiera puede tropezar con su propio equipo de trabajo y más cuando estamos caminando en cubiertas con climatologías adversas, el resplandor del sol, la lluvia, si además no organizamos bien el espacio de trabajo, estaremos creando un lugar idóneo para que suceda un incidente.

Manejo de cargas que impiden la visibilidad

No se suele tener demasiado en cuenta, pero el transporte y la colocación de los módulos solares son una auténtica lacra como factor de tropieza, resbalón y accidentes.

Hundimiento de la cubierta, translúcidos, claraboyas o tejados

Claramente, deberemos realizar una serie de inspecciones y auditorías del espacio de trabajo antes de proyectar los trabajos de instalación y anclaje de los soportes o estructuras donde van a ir colocados los paneles solares.

Para que el tránsito de los operarios sea seguro, necesitamos instalar los medios auxiliares necesarios para que el acceso y paso de trabajadores no conlleve accidentes a distinto nivel, y en caso de producirse, tenga las consecuencias más leves posibles.

La única manera de solucionar este punto es a través de los medios colectivos e individuales de protección, desde redes anticaídas, barandillas y escaleras hasta los equipos de protección personal. El viento, peligro de desprendimientos o aplastamientos.

Trabajando sobre escaleras, andamios y plataformas elevadoras

Como no, tenemos que hablar sobre los medios de elevación, dado que los paneles solares suelen colocarse en zonas altas en las que se utilizan desde torres móviles, escaleras de mano (certificadas y ancladas a la fachada) sistemas de andamio multidireccional o maquinaria de elevación.

El uso de estas soluciones de elevación no son más que medios de acceso que usándose de la manera correcta pueden ser mucho más seguras que los trabajos verticales. Sin embargo, no estamos libres de riesgos sobre un andamio en caso de no utilizarlos de la manera más correcta.

Subiendo por una plataforma elevadora

Lo más seguro es que subamos a la cubierta mediante una plataforma elevadora, lo cual presentaría un riesgo de caída grave en caso de que la fuerza del viento sea superior a los 40 km/h.

Por otro lado, se suele cometer el error de alquilar o pedir los servicios de plataformas de elevación y que éstas no lleguen a superar la altura de la cubierta, exponiendo al operario a tener que saltar desde la canasta de la elevadora hasta la azotea o cubierta, momento en el cual puede sufrir una caída mortal desde más de 8 metros de altura de media.

Recomendamos pedir asesoramiento y presupuesto antes de la instalación de sistemas

Os recomendaría leer nuestra entrada sobre el uso del arnés en plataformas elevadoras durante el acceso a zonas altas con maquinaria de ascenso/descenso, donde explicamos la necesidad real de llevar un arnés sujeto y la manera correcta de amarrarse en este tipo de maquinaria.

En el caso de los trabajos suspendidos mediante cuerdas, a veces los trabajadores están enfrascados en operaciones de trabajo vertical que pueden ser altamente peligrosas, sobre todo cuando los trabajos se realizan al aire libre, y más si sumamos las condiciones meteorológicas.

Es por ello que debemos tener en cuenta, que cuando subes a lo alto de una cubierta metálica y estás colocando una plancha solar o panel grande, plano y pesado, aun estando atornillado, funcionará igual que una vela enorme que se nos puede venir encima si no se toman las medidas preventivas suficientes, sobre todo durante el transporte, la colocación y su anclaje.

Se han visto casos en los que las planchas salen disparadas y arrastrando otros obstáculos como cables, antenas, barandillas y otros paneles solares, destrozando todo lo que haya en la cubierta o tejado en ese momento, y ni que decir tiene de los operarios que estén subidos a la cubierta.

Agradecerás estar anclado a una línea de vida en caso de que la fuerza del viento sea capaz de hacerte perder el equilibrio.

Como hablábamos anteriormente en una entrada, el INSHT nos recomienda no realizar este tipo de proyectos o parar los trabajos en caso de que la velocidad del viento supere los 50 km/h según la nota técnica de prevención nº 448.

El viento como factor de riesgo supone que debemos tener muy en cuenta la velocidad y fuerza de éste para que quede plasmado en el plan de prevención y seamos conscientes de a qué velocidad del viento debemos abandonar los trabajos para que los implicados no sufran riesgos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.