• Resistentes a la corrosión.
  • Material no conductor de la electricidad.
  • Buena rigidez.
  • Resistencia a los golpes y el paso del tiempo, por lo que no se deforman cuando hay sobrecargas de peso.
  • Proporciona seguridad a los operarios.
  • Facilita el acceso a tejados, pozos, azoteas, plataformas, chimeneas, tanques, maquinaria, etc.